miércoles, 24 de mayo de 2017

Del uso de los espacios


Recuerdo aquella conferencia de Marina Subirats sobre el uso de los espacios y recuerdo cómo abrió en mí todo un horizonte de observación y reflexión. Desde la ventana de mi aula comprobaba que, efectivamente, los chicos ocupaban el centro del espacio y las chicas los márgenes. Empecé a observarme a mí misma y me di cuenta que cuando explicaba miraba más a los chicos que a las chicas. Había que desaprender rápidamente y para equilibrar la balanza debía dar más protagonismo a las chicas, mirarlas, preguntarles, animarlas a salir y expresarse. Grande es mi agradecimiento a MarinaSubirats que empezó hablando de la faja y el velo como elementos de sujección a las mujeres y acabó metida en mi aula, en mi día a día, en mí. Me enseñó a pensar, o a mejor pensar, como tantas otras.

Hoy la tengo muy presente al ver lo fácil que resulta perder las conquistas realizadas y una de las causas primeras entiendo que es la falta de comunicación, la falta de un poner en funcionamiento la inteligencia colectiva. No es difícil si se presupone en todas el anhelo de un bien superior. Conjuntos y subconjuntos de grupos no hacen más que dividir las fuerzas y enseñarnos a recelar, a hacer juicios de intenciones, a presuponer.

No se pueden hurtar debates y en una situación de urgencia, aunque sea a medianoche. Cada momento que pasa sin abordar un problema lo enquista. Y debemos defender los espacios conquistados con resolución y elegancia. No es difícil. O sí. No lo sé.

También ayuda mucho la humildad, el pedir disculpas si una compañera se ha sentido herida cuando no había intención de herir. Ahora bien, si lo había -que todo es posible-, entonces ya no hay salida.

Hay una película "Tierra de Ángeles" que nos enseña la importancia de que todas formemos parte de un proyecto. Es posible, que en algún caso,pueda faltar alguna, pero es necesario que no perdamos de vista que ése debe ser el espíritu.

Tenemos más poder del que creemos, el asunto es para qué lo usamos.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Programación XII muestra de cine LGTBI Murcia


El Colectivo No te prives junto con la Filmoteca de la Región de Murcia han sido los encargados de programar tanto el cine como las conferencias y entrega de premios en torno a la comunidad LGTBI. No siento más que agradecimiento al ser consciente de la labor que llevan adelante para favorecer la convivencia y prevenir la lgtbifobia.


Dentro de las muchas actividades he podido asistir a la película Bar Bahar dirigida por Maysaloun Hamoud en la que nos muestra la vida de tres mujeres palestinas y sus entornos en Tel Aviv. Modernidad y tradición se funden y nos muestran una realidad que nunca la hubiese concebido así. Los estereotipos se nos cuelan por todos lados y por muy atenta que estés. Hay escenas que valen el viaje de ida y vuelta andando. Tras la violación de una de ellas las otras dos la desvisten, la duchan, la enjabonan... Una cámara lenta recoge el momento del contacto de unas manos suaves con el jabón y el agua sobre la piel en un intento por restañar la extensa herida sufrida. La escena viene y va y me sugiere el poder sanador de la amistad o la sensibilidad para respetar espacios y la determinación para hacer justicia.


Ayer fue Moonlight en la que un joven afroamericano tendrá que hacer frente a su diferencia frente a un mundo hostil y asfixiante en el que para sobrevivir tendrá que transformarse en lo que no es. Pensaba que esta realidad nos sucede a todas las personas en mayor o menor medida. El daño que sufres te lleva al aislamiento, la retirada o la transformación en alguien ajeno a ti.
Racismo, sexismo, machismo,  homosexualidad, drogas... Películas necesarias para adquirir conciencia de las muchas y difíciles maneras de estar en el mundo frente a una sociedad hostil a lo diferente.

Asistí también a la charla "El género como cuestión fluida" a cargo de María Carmen López, de Assex, una Asociación de sexualidad educativa. 
Reconozco cuánto aprendí sobre la necesidad de nombrar, porque lo que no se nombra no existe. Esto que hemos repetido tantas veces, pero que no queremos que salga de un ámbito determinado. Y hay que nombrar sin miedo y aprender a disentir con humildad.
Magníficos carteles para la visibilización de las personas transgénero, estupendo el programa que ofertan en los centros educativos, estupendo trabajo. Un orgullo pertenecer a este Colectivo.

Gracias de corazón. Volveré.

martes, 9 de mayo de 2017

Transexualidad. Respuesta a Miranda Yardley


Ayer leí el artículo de Miranda Yardley con un título definitivo: la ideología transgénero no apoya a las mujeres, seguido de una serie de recomendaciones que la ideología transgénero debería de hacer para apoyarlas. Ni por un momento cuestiona si en la discriminación que sufre este colectivo tenemos algo que ver la sociedad y la presión que se ejerce sobre lo diferente, lo no normativo.
Es por lo que expreso mi punto de vista a continuación. He recogido lo que me parece más relevante en los puntos que plantea, aunque se puede leer el artículo completo en el enlace aportado.

Punto 1
Aceptar que el feminismo y otros movimientos de mujeres no se centran, y no deberían, en la gente transgénero. En este momento, lo trans domina las discusiones e incluso provoca enormes fisuras ideológicas dentro del feminismo
El feminismo no se centra, ni debería centrarse en las mujeres transgénero. Sencillamente aceptarlas respetando su identidad y seguir adelante. Si lo trans domina las discusiones feministas es porque 1º: o bien no se acepta a las mujeres trans en los espacios feministas o 2º: las reivindicaciones de Igualdad con todos sus derivados no son tan potentes o prioritarias si dan lugar  a que sean desplazadas por la problemática trans.

El hacer referencia a la mutilación genital lo considero demagogia.

Punto 2
Aceptar que tienen un vínculo endeble con la ciencia.
La ciencia se ha limitado a patologizarlas, a catalogarlas de enfermas mentales y a proponer la cirugía para llegar a la “normalización”. ¿Aceptamos o no la diversidad?, ¿Aceptamos las identidades?, ¿al colectivo LGTBI?
¿Respetamos que cuando las personas transgénero reivindican ser lo que sienten y viven el rechazo tienen que activarse para ser visibles y respetadas como ha sucedido con cualquier otro colectivo oprimido desde que el mundo es mundo?
Considero que el movimiento feminista es un movimiento político que tiene como objetivo la transformación de la sociedad, lo cual lleva a denunciar y amparar a los grupos oprimidos, también a las mujeres trans, atrapadas por un sistema que sólo concibe un modelo binario.

Punto 3
Aceptar que sexo y género no son la misma cosa… todas las transmujeres son biológicamente machos.
¿Y? Hay niñas con pene y niños con vulva. Está defendiendo exclusivamente que la biología es lo que marca, que la biología es un destino. Está negando una realidad. Y no perdamos de vista que una mujer trans está perdiendo los privilegios  patriarcales ¿Son masoquistas estas mujeres?

Punto 4
Aceptar que el feminismo es para las mujeres y las niñas y no para las transmujeres
Niega las construcciones identitarias de un plumazo. Y el feminismo ha de respetarse a sí mismo y hacerse respetar. Con estas generalizaciones lo que hace Yardley es cosificar a las mujeres trans. Si existen ataques, se contestan; si existe un problema, se aborda, pero de entrada no podemos excluir, porque entonces seremos lo que tanto nos molesta: excluyentes.

Punto 5
Dejar de alegar que son mujeres  basados en la suposición desacreditada y sin base científica, de que hay un sexo cerebral.
No es una alegación. Es una realidad. Otra realidad que niega. El sexo está en el cerebro.
El área preóptica del hipotálamo, encargada de regular las conductas de apareamiento, tiene casi el doble de tamaño en los hombres en comparación con las mujeres, y tiene también casi el doble de células, una distinción que al parecer comienza a desarrollarse a partir de los 4 años de edad.

Punto 6
Dejar de insistir en que se borre el lenguaje apto para describir a más del 50% de la población con tal de satisfacer los frágiles egos de ese 0’3% que constituye la gente trans
Me duele leer esta idea así expresada. Parece que el “ser más” sea un argumento válido. Si la realidad cambia o una realidad negada sale a la superficie habrá que nombrarla, identificarla. En cuanto a “los frágiles egos” deberíamos preguntarnos, de ser así, si tenemos alguna responsabilidad como sociedad.

Punto 7
Reconocer que las vidas trans son diferentes de las vidas de las mujeres y que las mujeres tienen derecho a sus propios espacios
Y tanto que lo reconocen, puesto que las viven. Viene a decir: Vive tu vida como puedas, deja mis espacios y no me compliques. Otra vez las niega, las excluye, no las reconoce. También entiendo que dentro de las vidas trans existe parecida diversidad o diferencias que dentro de las vidas de las mujeres "normalizadas".

Punto 9
Aceptar que las lesbianas son mujeres que se sienten atraídas por las mujeres.
¿Acaso no aceptan que las lesbianas se sienten atraídas por mujeres? Y dentro de las lesbianas como dentro de cualquier grupo las habrá transfóbicas o no transfóbicas. Qué tiene que ver esto con la aceptación de una mujer trans?¿Acaso viene a ligarte o violarte? No reconoce a la persona.

Punto 10
Aceptar que los hombres y las mujeres son socializados de manera distinta
Sí, los hombres y las mujeres son socializados de maneras distintas, hasta ahora. Por fortuna tenemos ya un colectivo de madres y padres que detectan, apoyan y socializan a sus niños con vulva como niños y viceversa. El sufrimiento que les ha supuesto a las comunidades trans esa “socialización” es cuanto menos para comprender reacciones digamos que políticamente incorrectas.A pesar de que como dice Miquel Missé se refuerza el sistema binario negando pues la diversidad. Motivo de reflexión seria.

Punto 11.
No es aceptable que acalles todo debate que no puedes dominar
Ahí sí que estamos de acuerdo. Negar debates enquista el resentimiento y no ayuda en nada a crecer, comprendernos y comprender el mundo que nos rodea.

Punto 12.
Aceptar que la realidad es un obstáculo para que el término de la transmujer consiga hacer de las transmujeres un subconjunto de las mujeres
Entiendo que la realidad es cambiante, como el lenguaje. Nombrarse transmujeres es una manera de visibilizarse, de reivindicar derechos por conquistar. No pueden ni cambiar su nombre en el DNI si no aceptan ser enfermas mentales.

En la conclusión.
 ¿No contribuimos nosotras, la sociedad en general a que no puedan pensarse o vivirse como personas normales? ¿No es la mirada del otro la que marca cómo nos miramos? ¿No tenemos ninguna responsabilidad mujeres y hombres en este asunto?

"Tenía siete años, apenas siete años, ¡Qué siete años!¿no llegaba a cinco siquiera!
De pronto unas voces en la calle gritaron ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
"Soy acaso negra?"- me dije. Sí!
"Qué cosa es ser negra?" ¡Negra!
Y yo no sabía la triste verdad que aquello escondía. ¡Negra!
Y me sentí negra, ¡Negra! Como ellos decían ¡Negra!
Y retrocedí ¡Negra! Como ellos querían ¡Negra!
Y odié mis cabellos y mis labios gruesos y miré apenada mi carne tostada. Y retrocedí ¡Negra!

Me Gritaron Negra. Victoria Santa Cruz





domingo, 7 de mayo de 2017

La memoria y el perdón. Amelia Valcárcel


La memoria y el perdón es el último libro de Amelia Valcárcel. Recuerdo haber comentado con unas amigas que últimamente pensaba mucho en el perdón ¿Quién no ha dicho alguna vez "perdóname"? No hace mucho solicité un perdón que me fue concedido. Otras veces he sido yo la que ha recibido esa demanda y he podido comprobar que a veces la ofensa recibida se disuelve como un azucarillo en agua, sin necesidad de concretar la solicitud, pero otras no. No depende de nuestra voluntad. Y eso es terrible, o humillante, o tal vez requiere la aceptación de nuestra condición, de nuestros límites.
Una ofensa la concibo como un dardo que afecta a zonas vitales o superficiales. Y a veces el perdón tiene un aliado: el olvido. Pero entonces, ¿estamos perdonando?

Amelia Valcárcel se pregunta si es posible, si sirve para algo, quién puede hacerlo... Y yo encuentro multitud de matices en base a mi experiencia.

Reconozco que compré el libro enseguida pensando que el tratamiento del perdón sería personal, pero era colectivo. Aunque la colectividad está conformada por personas, por lo que son traspasables las reflexiones de uno a otro plano.

También juega un papel importante la intencionalidad de la persona que te haya ofendido o a la que hayas ofendido, aunque eso ya es subjetivo. 

¿Cómo podría perdonar Primo Lévi la serie de crueldades inimaginables descritas en su libro Si esto es un hombre?, nos recuerda Amelia Valcárcel. "Abandonad toda esperanza", olvida lo que has sido y esperado, aunque esto desemboca directamente en la muerte. Primo Levi acabó tirándose por el hueco de una escalera.

¡No esperéis ya más ver el cielo!
Aquí vengo a llevaros a la otra orilla
a las tinieblas eternas, al calor y al hielo

La Divina comedia. El Infierno. Parte III



jueves, 4 de mayo de 2017

El arte de perder


El arte de perder no cuesta tanto
irlo aprendiendo (insisten las cosas
hasta tal punto en perderse, que el llanto

por ellas dura poco). Y el espanto
por perder algo cada día, rosas
que se deshojan, horas, llaves, cuanto

pueda ocurrírsele a una, no es tanto...
.....
                               Elizabeth Bishop


Buscando información sobre Elizabeth Bishop, encuentro con que en 1951 parte en un carguero desde Nueva York con el deseo de dar la vuelta al mundo. Al expatriarse anhela soltar lastre, zafarse de un pesado fardo lleno de episodios que amenaza con truncar su carrera y su vida.

El arte de perder no cuesta tanto. He perdido y ganado a lo largo de mi vida, como casi todo el mundo. Y pensándolo bien nada se crea ni se destruye, todo se transforma. El espacio perdido por mí ha sido ganado por otras.

....Es obvio 
que el arte de perder no cuesta tanto 
adquirirlo
aunque por momentos parezca que
(¡escríbelo!) si es un desastre.


lunes, 1 de mayo de 2017

1º de mayo. Manifiesto del Partido Feminista de España



Suscribo el Manifiesto del Partido Feminista de España. Reconozco que me duele este día por lo que fue, por las conquistas que debemos a las personas que nos precedieron y por lo mucho que estamos perdiendo día a día.
Gracias a Lidia Falcón por estar, recordar, reivindicar...

MANIFIESTO 1 DE MAYO DE 2017


         En este 1º de mayo en que rendimos homenaje a los mártires de Chicago ejecutados en 1886 por reclamar justicia social y derechos laborales, y ante la cada vez mayor explotación de las clases trabajadoras, el Partido Feminista de España tiene que remarcar que las mujeres son las mayores perdedoras en estos momentos de crisis. Las diferencias salariales se mantienen como hace más de dos siglos, con un media del 30% inferior para las mujeres. Estas ocupan los puestos peor cualificados, con contratos eventuales, precarios, sin seguridad. El trabajo a tiempo parcial es femenino, como hace más de medio siglo, pero con el empeoramiento de sus condiciones, de tal modo que incluso a las empleadas sin cualificación, como las limpiadoras de hotel, se las obliga a convertirse en autónomas y deben sufragar sus impuestos y las cuotas de la seguridad social. Las cargas de la maternidad recaen exclusivamente sobre ellas, sin ayudas sociales ni una reorganización del trabajo doméstico que les permita afianzarse en su profesión, así como deben hacerse cargo del cuidado de los enfermos, los discapacitados y los mayores, sustituyendo los servicios que debería prestar el Estado.
         En estos momentos de luchas de los trabajadores, es imprescindible  reclamar al Movimiento Sindical que sitúe en el primer puesto de sus reivindicaciones la igualdad salarial entre los hombres y las mujeres para cualquier empleo, la creación de la red de jardines de infancia, trabajadoras sociales, geriátricos, centros culturales, imprescindibles para que las mujeres puedan permanecer en el mercado de trabajo sin ser penalizadas por su condición, y así mismo, actuar con decisión y contundencia contra el acoso sexual en el puesto de trabajo y las marginaciones sexistas que padecen las empleadas.
         Y sobre todo, como una obligación moral ineludible, el Movimiento Sindical, debe pronunciarse, y actuar eficazmente, contra la violencia machista que está masacrando a nuestras mujeres, con la macabra  contabilidad de 102 asesinadas el año 2016, y 29 en los tres primeros meses de 2017. Además de las maltratadas que suman más de dos millones y un número de varios miles de violadas.
         Estas son las principales causas en las que todos, hombres y mujeres, debemos estar implicados si queremos ser dignos de mantener el legado de aquellos héroes que un 1 de mayo de hace 130 años dieron su vida por construir una sociedad más justa.
                   29 ABRIL 2017

         PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA     

sábado, 29 de abril de 2017

Incendios



Todavía conmocionada por una obra que me atrapó desde la primera escena. No desvelaré la trama, trama que ya conocía por haber visto la película, pero que la obra superó en verdad, belleza, manifestación y gestión de emociones, interpretación, montaje. Todos los personajes eran reales, creíbles, auténticos, porque en cierto modo todos podrían ser yo. Ahí supongo que está el meollo de una obra que trasciende lo de fuera, su propia historia para meterse dentro de ti, hasta lo más hondo.


"Aprende a leer, a escribir, a hablar, a pensar, y luego escribe mi nombre en mi lápida". Porque no somos personas si no podemos interpretar el mundo, si carecemos de herramientas para reconocernos, para saber quiénes somos y saber cómo podemos transformar nuestra realidad.


La búsqueda de la verdad, de la nuestra, de nuestra historia, de nuestra memoria. El dolor terrible que puede abrasarlo todo y llevarnos con él. Todo arde y todo se regenera, pero la regeneración se da tras la aniquilación, la pérdida de nuestra virginidad histórica, un conflicto que puede arrasarte o vivificarte.


Y por último la reconversión del dolor, el triunfo de la dignidad, el arrepentimiento aceptado e integrado en esta amalgama de seres que componemos nuestra pequeña o gran familia, nuestra pequeña o gran historia. Decía Simone Weil que el mal es la masa y el bien la levadura, que el ser más perverso sobre la tierra contiene la semilla del bien porque reacciona si se le infringe un mal. Todo era casi perfecto hasta que se integra el último personaje bajo ese "improvisado" salvalluvias. Entonces me desarmé. Era el final: llorar y aplaudir, llorar y aplaudir, llorar y aplaudir y una gratitud inmensa a Mario Gas por dirigir esta obra como lo ha hecho, a los actores y actrices sublime Nuria Espert- por un trabajo que excede al trabajo y a mis queridas Catxi y Vicenta por avisarme, animarme, sacarme la entrada y haberme conducido hacia esta maravilla.

Una obra que nos hace mejores personas, sin lugar a dudas.