jueves, 28 de febrero de 2008

en un mundo libre

y tras ver la película de Loach, esta mañana escucho a Rajoy el mismo discurso a la busca del voto xenófobo: estoy a favor de la inmigración, pero que no nos quiten los derechos a los españoles...
Leo en el País que más de cien expertos- y supongo que expertas- piden el voto contra la xenofobia y reclaman una sociedad más integradora. Un voto por una sociedad un poco más justa

martes, 26 de febrero de 2008

lunes, 25 de febrero de 2008

en un mundo libre

última película de Ken Loach para no perderse. Este director, comprometido con las causas de las personas excluidas, dedica esta cinta al problema de la inmigración y denuncia el abandono y la explotación de la que son objeto. Me imagino, porque aún no la he visto, que lo hace a través de historias de gentes sencillas, gentes que conviven a nuestro lado, cuidan a nuestras madres, a nuestros hijos, trabajan nuestros campos y apenas tienen derechos. El tercer mundo está entre nosotros, me decía una amiga hace unos meses. Y es así. La convivencia entre la opulencia y la miseria está aquí, en nuestras calles, en nuestras casas.
"Si hemos aprendido algo es que la situación es mucho peor de lo que pensábamos”, afirma Ken Loach. “Hemos descubierto que existe un mundo escondido, que vive paralelo al nuestro, invisible, y que sin embargo hace posible que vayamos al supermercado y compremos comida barata”.
La derecha hace una campaña de criminalización del inmigrante por el hecho de serlo. Y eso prende en nuestra sociedad, en cualquier sociedad.
Un contrato para el inmigrante, vende Rajoy; un contrato pero de verdad, un contrato de trabajo según marca la ley y unas inspecciones que controlen los abusos de que son objeto.
La dan en Murcia, en el Zig Zag

domingo, 24 de febrero de 2008

Mítines

Pienso en el sentido de todo este despliegue y no se lo veo, la verdad. Tampoco tengo alternativas, con lo cual me quedo en esa línea insegura y confusa de la que, probablemente, acabe cayendo. Y me duelen nuestras candidatas, no creáis que no; me duele este circo por el que han/hemos de pasar para que la partida de la democracia se desarrolle con normalidad.

Doy mi voto, mi apoyo y mi presencia a Zapatero y su equipo, pero, por favor, sean más creativos, vayan pensando en otras formas de llegar a las gentes, en otras formas de contar con las gentes.


viernes, 22 de febrero de 2008

Esclavas sexuales a nuestro lado

En un club de Cox ha sido liberada una rumana de diecisiete años vendida por 1000 euros y forzada a prostituirse contra su voluntad.

¿Es o no es esto Violencia de Género?

Incluso algunas mujeres fueron obligadas a abortar para poder seguir trabajando. Hay cuatro detenidos. El cabecilla vivía en Granja de Rocamora y actuaba en Cox, Albatera...
Me pregunto en qué situación quedan estas mujeres, si se les aplica la Ley de Extranjería y las devueleven a su país, o el Estado puede ofrecerles alguna salida, algún tipo de ayuda que les sirva para reparar en algo su terrible experiencia.
También me pregunto por los prostituidores, ¿no notan nada, no tienen nada que decir? ¿Y los proxenetas?, ¿Habría alguna manera de saber si están en la cárcel o han salido bajo fianza?


miércoles, 20 de febrero de 2008

De iluminados harta

Y contenta al saber que, por fin, Ferrín Calamita- juez titular del Juzgado de Primera Instancia nº 9 de Murcia ha sido cesado por orden del CGPJ.
Mi enhorabuena a Vanesa y Susana, madres de la pequeña.

lunes, 18 de febrero de 2008

La Canción del Inmigrante

Recuerdo que cuando ganó Zapatero las pasadas elecciones puse un correo al PSOE en el que decía algo así como no olvidéis a los inmigrantes, os necesitan. Celebré la regularización con la intensidad que aborrecí el argumentario del PP xenófobo y me preguntaba cómo se podía usar un tema tan doloroso como argumento de oposición. Caí en la cuenta entonces -es que una es así de retardada- del pequeño racista que, probablemente, la mayoría del pueblo llevamos dentro. A veces cuesta un poco dar con los porqués y cuando haces un pequeño logro caes en la cuenta de que todas y todos tenemos mucho que trabajarnos para ver con claridad. No obstante, existen seres que alumbran, van por delante y nos permiten ver una verdad incuestionable. Hoy me refiero a José Luis Ferris y al artículo que dejó en el Diario Información hace una semana.
Gracias, de corazón.

Todo arribista, déspota, tahúr, trepa e indolente debería, por ley, ser alejado de la política y de los puestos de mando; los embusteros compulsivos, de los telediarios y de la prensa escrita; los curas pecadores, de toda labor pastoral y de todos los niños de la tierra; los pirómanos, de los bosques; los desesperados, de las armas de fuego; los desalmados, de cualquier inocente; los rimadores domingueros, de la poesía verdadera y las editoriales; los ególatras, de sí mismos; los predicadores y los profetas, de los seres que vacilan y callan; los especuladores, de la cultura; los banqueros y los agentes de seguros, de la letra pequeña; los vocingleros e imprudentes, de las mayúsculas; los torturadores, de sus propias manos; los racionalistas fanáticos, de los cuentos infantiles; los seductores sin escrúpulos, de las cartas de amor; los cuerpos de seguridad, de los cuerpos sin amparo; la lumbre, de la pólvora; los licántropos, de la noches de luna; los explotadores, de los niños sin escuela; el Papa, de viles consejeros; los idealistas, de un consejo de guerra; los cobardes, de refugios y madrigueras; los plastas agoreros, de los mítines y los programas políticos; los aviones homicidas, de los cielos ajenos...
Ahora mismo, sin embargo, la única orden de alejamiento contemplada por los jueces es la que se aplica a la figura del maltratador físico o psicológico; una medida diseñada para que el verdugo deje en paz a la víctima. Pero como la vida viene siendo un juego de agresores y agredidos, la norma debería extenderse a todos los órdenes. El racismo y la xenofobia, sin ir más lejos, tendrían que cumplir esa orden judicial de alejamiento y mantenerse a más de 500 metros de distancia de todo hombre de bien, mujer honrada y cerebro cabal. Un sentimiento que antepone el odio al prójimo por el mero hecho de considerarlo "diferente", de haber nacido al otro lado de una frontera y de llevar escrito en la piel el lenguaje de un mundo distinto, no debería llamarse sentimiento. Y como no lo considero sentimiento ni emoción ni actitud con sentido, sólo deseo que ningún personaje público, ya sea gobernante o aspirante a gobernar, se vea afectado por esa lacra que, lejos de adecentar el mundo, inocula en él intrigas, cicaterías y desprecios.
No quiero pensar que el debate político que nos espera de aquí al 9 de marzo pueda encontrar en el tema de la inmigración su punto de apoyo y su herramienta demagógica para mover al enfrentamiento y la crispación. Miedo me da que en esa carrera sin freno hacia el voto, el pulso entre partidos se sirva, para marcar distancia, de ese fondo miserable que todos llevamos dentro. Por que el político sabe que todos, sin excepción, tenemos un pequeño racista en las entrañas, en la mala conciencia o en la tripas. A todos, llegado el momento, se nos ha escapado esa frase de fastidio ante el hecho de que atiendan antes a una pareja de ecuatorianos en la consulta de urgencias, de que en la cola del cajero del Carrefour haya tanto hereje de vete tú a saber qué país de moros o de que te "quite" el aparcamiento, por dos segundos de nada, esa familia de rusos, de rumanos o de lo que quieran serÉ Todos albergamos ese pequeño xenófobo que deambula furtivo por nuestro interior, pero precisamente lo que nos distingue y lo que nos hace civilizados es nuestra capacidad de devolverlo a su agujero y de apaciguarlo con razones de probada contundencia.
No sé hasta qué punto es un error supino y no una acertada estrategia política demonizar al inmigrante, presentarlo como un peligro que interesa atajar de antemano. No sé por qué se anuncia un intervencionismo sin precedentes cuando bastaba con recordar que a todo ciudadano, sea o no español, se le aplicarán las leyes vigentes sin privilegios ni discriminación o, lo que viene a ser igual, que al extranjero se le puede exigir lo que se le exige al nacional, que no es poco. Y para ello no hace falta firmar ningún contrato ni rubricar un documento donde conste el compromiso de respetar las "costumbres de los españoles" en toda su extensión, máxime cuando ni siquiera los españoles nos ponemos de acuerdo en lo que nos define o cuando somos nosotros mismos quienes no respetamos nuestra propia idiosincrasia, nuestras tradiciones y nuestras singularidades.
Si tuviéramos que decirle a un corresponsal del "The New York Times" en qué consiste lo nuestro, recurriríamos al tópico de las corridas de toros, el jamón de bellota, el chiste del aperitivo, la caña de las 2 y la misa de 12, la tuna y la siesta, el Camino de Santiago, la partida de mus, la copla y el parchís, el machismo "made in Spain", el fútbol del domingo, la paella y el belén por Navidad. Y ello sin dejar de lado las significativas costumbres locales, ya sean las fiestas de Moros y Cristianos, les Fogueres de Sant Joan o el prodigio del Misteri. Pues bien, contra ello hay legiones de españolitos pura sangre que desprecian la Fiesta Nacional, que no pisan una iglesia más que en bodas y bautizos, que jamás duermen la siesta y que nunca harán el Camino de Santiago. También los hay que protestan cuando les plantan cerca una barraca, cuando cortan las calles para que desfile la morería y su boato o cuando los niños se disfrazan de obispo o de pirata por carnaval.
Si no se explica mejor esta medida que conmina a respetar las costumbres españolas, la realidad social, jurídica y lingüística de nuestro país; si no se concreta ese prometido y anunciado "contrato de integración" para los inmigrantes, el plan se reducirá a un mero efecto pirotécnico en medio de la gran mascletá de subastas, rebajas fiscales y subvenciones de quita y pon en que se ha convertido esta campaña electoral. Del gesto inteligente al truco demagógico, de la propuesta bienintencionada al apaño racista sólo hay un paso, y eso hay que elaborarlo bien y venderlo requetebién para que tenga sus buenas consecuencias y para que ni despierte en nosotros la bestezuela xenófoba ni derive en planteamientos maniqueos.
Distanciarnos de cualquier sospecha de racismo, haya o no orden de alejamiento, siempre es aconsejable. Así lo debió de entender la ejemplar azafata de un vuelo transoceánico cuando una de las pasajeras, al ver que a su lado viajaba un senegalés, protestó indignada y exigió que la cambiaran de asiento. No había plazas libres, pero al rato regresó la eficiente auxiliar y, dirigiéndose al muchacho de color, le comunicó muy amable: "Acompáñeme, señor, hay un asiento en la zona vip para usted, estará mejor atendido".

viernes, 15 de febrero de 2008

jueves, 14 de febrero de 2008

El cuento de Nica

Había una vez un país parecido a todos los países parecidos a él. En este país vivía una niña llamada Nica que estudiaba para protagonista de un cuento. En realidad la niña se llamaba Nicanora, por su abuela; pero todo el mundo, por economía y compasión, la llamaba Nica.

—Y ¿de qué va a ir tu cuento, Nica?, le preguntaban las amigas.
—Va a ser un cuento muy bonito. No hay reyes ni roques, ni ricos ni pobres, ni guerras. Las mujeres y los hombres son iguales y se quieren los domingos, los lunes y los jueves, por lo menos. Y hay un Congreso con más diputadas que diputados.
—No le des tanto al pegamento, tía, le decían las amigas. Eso no es un cuento; es un chollo camino de ser un capullo. Los protagonistas de los cuentos siempre son los tíos: Pulgarcito, Robinsón, Pinocho, Pinochet y Etcétera, ¿te enteras? Capullos vosotras. Y Alicia ¿qué?, decía Nica. Y salía corriendo.

Nica estudiaba todo lo que podía y más. Se estudió el Teorema de Pitágoras en versión estereofónica, la cría del gusano de seda en la China Meridional, la ecuación del paro creciente habiendo tantas cosas por hacer y eso en números complejos, la guía de Teléfonos al derecho y al revés, un cuaderno de versos de su abuela y hacía todas las sopas de letras que caían en sus manos.
Así fue descubriendo muchas cosas. Por ejemplo, que los tanques de chocolate salían más baratos que los de hierro y además los niños se los podían comer al acabar los desfiles y que, en vez de mandar dos tíos a la Luna, se podía hacer una sartén de migas para que estuvieran comiendo todos los hambrientos de la tierra sin parar hasta el mes de Junio del año 2321, teniendo en cuenta los años bisiestos.

Casi todos los miércoles que hacía sol, Nica le decía a su madre:

—Mamá, ¿tú crees que voy a poder ser protagonista de mi cuento?. Sería tan bonito...
—Pues claro que sí, hija -le contestaba su madre-; pero ahora tienes que traerme aceite y unos tomates de la tienda y luego friegas el suelo y los platos, que tu hermano tiene que estudiar.
—Pero mamá, si él no quiere ser protagonista de nada.
—Ya lo sé, hija, pero estudia para hombre.

Nica siguió haciendo las faenas de la casa y estudiando sin parar cosas para su cuento. Cuando tuvo 20 años le pareció que ya era hora y le dijo a su padre:

-Papá, ya estoy bien preparada. ¿Me llevas al banco de los cuentos y pedimos un crédito para el mío?
-Claro que te voy a llevar un día, hija -le contestó su padre-; pero ahora no puede ser: Tengo el piso hipotecado y hay expediente de crisis en la empresa. Además, te tienes que casar porque todas las mujeres, aun de los cuentos, se casan.

Entonces Nica se casó con un chico que trabajaba en los albañiles y se llamaba Pedro y tuvo siete hijos. Además de llevsar la casa y de cuidar de los niños, Nica tenía que echar algunas horas haciendo portales y escaleras, pero todavía por las noches seguía estudiando para ser protagonista de su cuento. Ahora estudiaba las relaciones entre las Profecías de Nostradamus y el Índice de Precios al Consumo, dos manuales de Derecho Canónico, herencia de un tío cura, y un libro muy gordo sobre las termitas donde explicaba muy bien cómo, juntándose todas, eran capaces de cargarse murallas enteras por más altas que fueran. Esto último le daba mucho gusto.

Cuando Nica se quedó viuda y se le casaron los siete hijos, le quedó un poco de tiempo libre y se dijo:

—A lo mejor es aún demasiado pronto para mi cuento.
En el cementerio le pusieron una lápida con su nombre: Nica. Unos días después, alguien, no se sabe quién, puso debajo del nombre un letrero con spray verde que decía: Protagonista del cuento de nunca empezar.

Mariano González Mangada.

martes, 12 de febrero de 2008

Relaciones Iglesia Estado

Las chicas musulmanas que se quiten el velo y aprendan nuestros valores y el sr. Botín que haga publicidad de su banco en el mismísimo manto de la Pilarica. Leo por ahí que tuvieron el magno honor de acceder al camerino de la Virgen para besarla, él y sus directivos. Qué buena foto andará por la red si una tuviera tiempo. Ah, y todo esto de la mano del arzobispo Ureña, aquel que fue pillado al doble de la velocidad permitida. No sé si le habrán quitado el carnet o la virgen habrá hecho algún milagro.
Ya imagino a la alcaldesa de mi pueblo midiendo la rentabilidad de regalar un manto a la Virgen de Monserrate con el emblema de Coca cola, o Colsur que también empieza por co. Porque de Urbaser queda poca información. Desaparecido el portátil de las dependencias de la policía con la oferta de Urbaser. Y yastá. Como cuando el asesinato de los marqueses de Urquijo. Desaparecían las pruebas de los juzgados como por arte de magia; o de la virgen. Que las vírgenes son muy milagrosas.
Y que no se me pase: para seguir en la línea matrimonial Iglesia- Estado ha sido nombrado Caballero Cubierto de Orihuela el alcalde de Murcia Sr. Cámara Botía. Méritos: es político del PP; es oriolano; y no sé si será padre.

domingo, 10 de febrero de 2008

De la maldad

Hace poco más de una una semana, en el programa La ventana, Genma Nierga preguntaba a Juanjo Millas qué le había sucedido para escribir la columna que había escrito. Al parecer muchos lectores de El País estaban preocupados por el tono de desánimo y derrota que se veía en ella. Juanjo contestó entonces que para su desgracia había escuchado la noche anterior a Miguel Ángel Rodriguez en un programa de televisión hablando sobre el Dr. Montes y había experimentado la maldad en estado puro.
Anoche fui yo la que pudo experimentar la saña, mala intención y falta de respeto en una justicia que liberaba a este hombre y su equipo de la difamación y persecuciones a las que se han visto sometidos. Cuando lo veía reir, a M.Ángel Rodriguez, en medio de esta dolorosa polémica sentía una repugnancia muy cercana a la que debió sentir Millás. Hay que estar en buena forma física y psíquica para enfrentarte a esta gentuza.
Y esta mañana me veo con el regalo de una página, Que me atienda Montes, que difundiré todo lo que pueda. Y ni siquiera a Miguel Ángel Rodriguez y a toda la derecha que quiso tirar por los suelos la labor de estos profesionales, y sigue erre que erre, les deseo que puedan verse suplicar a un médico, ayúdelo, ayúdeme por favor. Claro que en ésas no se verán. Y bien que lo saben.
Por cierto, muy selectivo y olvidadizo Jordi González en las declaraciones de Aguirre.

viernes, 8 de febrero de 2008

Orihuela 2010

Desde mi condición de militante del Partido Socialista Obrero Español y desde mi condición de socia de la Asociación Cultural Orihuela 2010 me siento en el deber de decir cómo veo la utilización que se está haciendo de la figura de Miguel Hernández. Una utilización política de la que me alejo pues pienso que Miguel Hernández no se merece este circo. Pienso que nos mandaría a la mierda a todos. Y a mí la primera, o de las primeras, por mi silencio.
Al igual que el terrorismo es un tema de Estado y aborrezco al PP por la utilización que hace de él, pienso que Miguel Hernández es un tema de Estado en Orihuela y todas las personas y entidades, con sus emblemas bien claros y subrayados, deberíamos estar con las instituciones a las que corresponde hacer del 2010 el Año Hernandiano.
La Asociación Orihuela 2010 nace con el propósito de distinguirse y desmarcarse del protagonismo que el PP pueda echarse en el haber con el tema de Miguel Hernández. Y no faltan razones y sentimientos. Nace con nuestras siglas bien claras: sin complejos, lo llaman. Pero no, no es cuestión de complejos, razones o sentimientos; es cuestión de respeto- aunque nos duela-. Existen unas instituciones avaladas por los votos de una mayoría del pueblo. Y si somos una oposición responsable deberíamos, pienso, estar ahí, proponer, criticar, denunciar y colaborar para que el 2010 refleje el espíritu hernandiano.
Es como si Alicia me invitase a comer y yo pretendiese ser anfitriona en lugar de asistir en la cocina. Porque hemos de asumir que algunas veces somos anfitrionas y otras pinches ¿tanto cuesta?
Es mi voz, mi opinión sincera.

En campaña electoral

Cuando hace un par de días escuché las declaraciones de Dimas Cuevas, candidado del PP al Senado por la provincia de Albacete, me parecó que no podía hacerme eco de algo tan burdo en este espacio. Luego le escuché decir que era una broma, que él es que era así de bromista. Y eso irá derechito a la alta institución del Senado. Por el PP.
Hoy me desayuno con las palabras de Cañete. Este hombre intenta cargar sobre la inmigración la gestión interesada de la sanidad pública, pues sabido es el trasvase de servicios y pacientes de lo público a lo privado. Y ahora resulta que las mujeres inmigrantes han descubierto que una mamografía aquí es gratis y colapsan el sistema. Están pegando fuerte contra las mujeres y los inmigrantes. Y ni una palabra de Botín al que, por cierto, el otro día lo vi delante de la Virgen del Pilar con un manto nuevo flamante con el emblema del Santander. Y eso no es hacer política, ¿verdad?

Por nuestra Comunidad tenemos que ver a Ripoll justificando que contrata a quien quiere y sólo tiene que dar cuentas a la ciudadanía cada cuatro años. Y quien más sabe de golf tiene que ganar más porque asesorará mejor. Por cierto, no sé con qué regarán los campos porque del trasvase del Ebro no dicen ni mu.
Y por mi pueblo tampoco las aguas corren mansas. Urbaser ha puesto un pleito al Ayuntamiento un día después de que el secretario notificara con meses de retraso la decisión del Pleno ¿Y por qué ese retraso? Porque yo me he de ir a trabajar ya, si no me retraso.

jueves, 7 de febrero de 2008

martes, 5 de febrero de 2008

Contentas nos tienen

me permito el plural en el artículo que acabo de leerle a Tere Mollá. Siempre me pareció una mujer afinada y lúcida, pero hoy, qué queréis que os diga: me ha enamorado. Le doy paso:

es que no sabía que se iban a presentar a las elecciones…Y eso en la misma semana en que el Tribunal Constitucional refuerza el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Hay que fastidiarse!!!
Y se empeñan en reforzar las posiciones reaccionarias que tienen un predicamento que apuesta por una sociedad desigual, con segregaciones y con políticas de escaparate que es lo que mejor saben hacer.
Si analizamos la nota que la Conferencia Episcopal ha sacado esta semana, nos daremos cuenta que están reforzando la posiciones del Partido Popular. Unos y otros (y utilizo el masculino de forma expresa) quieren una sociedad dominada por hombres en la que a las mujeres se nos destina un papel siempre subsidiario al de los hombres. Un papel en el que nuestra obligación debería seguir siendo la de regalar nuestros tiempos para que la sociedad funcione y que estos, nuestros tiempos, sigan sin tener el mismo valor que el de los hombres. Pero eso para los reaccionarios del PP carece de importancia.
Pero no es así. Las cosas no son así, porque nosotras, las mujeres estamos aquí y afortunadamente tenemos derecho a votar.
Ellos, lo señores de faldas largas y negras, han entado en campaña “episcopal” y yo, al mismo tiempo en campaña-antiepiscopal y, por ende en campaña anti partido popular.
Y lo hago porque el próximo nueve de marzo, el día de las elecciones generales, quiero votar (y también pedir el voto) a quien me dé garantías de que mi condición de ciudadana será respetada, que se legislará de acuerdo con los principios de igualdad y equidad.
Porque quiero que si, decido abortar, por cualquier circunstancia, nadie venga a buscarme a mi casa para pedirme explicaciones y además lo pueda hacer en la sanidad pública.
Por que nadie tome mi palabra sin mi permiso para decir cómo he de vivir y cómo he de convivir en mi vida privada.
Porque no quiero que me regalen mil euros por mi condición de mujer trabajadora, cuando en el paro existe miles de mujeres paradas en condiciones mucho peores que las mías.
Porque quiero vivir en paz y que no me lleven a guerras ilegales y, además me mientan cómo lo hizo en su día Aznar.
Y así un largísimo etcétera. Pero además a quienes gobiernen les voy a exigir que eliminen las barreras que a las mujeres se nos siguen imponiendo para el acceso al trabajo. Que se hagan políticas activas para poder hacer compatibles la vida familiar, laboral y la personal y no sólo para las mujeres, sino también de los hombres puesto que se trata de corresponsabilizarlos en las tareas domésticas y en el cuidado de personas mayores, menores y dependientes.
Quiero un Gobierno de progreso, que nos ayude a avanzar y que impida que los señores de faldas largas y negras o los responsables máximos de cada credo o creencia nos impongan sus formas y sus fondos. Y para eso hay que profundizar en el concepto de acofesionalidad del estado.
Quiero un Gobierno que apueste por unos servicios públicos y de calidad que son los encargados de redistribuir la riqueza entre toda la población, garantizando servicios básicos a toda la población como la sanidad, la educación o los servicios sociales básicos.
Por eso voy a comenzar a pedir el voto para las opciones de progreso que planten cara a esas posiciones más reaccionarias y que pretenden controlar nuestras vidas.
No voy a permitir que lo hagan, al menos por mí no va a quedar. Pero además yo también he comenzado mi campaña e invito todas las mujeres a que pensemos a la hora de votar que ese gesto sencillo, votar, es nuestra mejor arma para pararles los pies.

sábado, 2 de febrero de 2008

Bugui Bugui

video

Ni Lamela, ni Aguirre, ni los obispos y sus comunicados nos quitarán las ganas. Por supuesto que no.

Y con esta resolución, sincronía y determinación ganaremos las elecciones, ¿verdad, Carmen?

Gracias por el vídeo

viernes, 1 de febrero de 2008

Caminantes

Se llama Luciana y acaba de llegar de Quito. Tiene quince años, aunque su aspecto es el de una niña de siete u ocho. Probablemente se le paró el crecimiento cuando sus padres tuvieron que dejarla sola, al cuidado de una hermana, para venir a trabajar a España y saldar así la deuda que un prestamista les había concedido para operar a un hermano enfermo. Han sido casi cinco años solas, sin abuelas, sin familia. Ahora Luciana está asustada. Se retuerce y esconde sus manos diminutas y algo deformes. Vaga por el Instituto en los recreos y asiste a unas clases que no entiende.
- ¿No ibas al colegio en Quito?
- No, bueno, poco, unos días... pero ahorita si voy a venir acá.
-¿Y el cine, has visto el cine?
- Una vez fui con mi maestra de allá. Es muy grande.
Caminantes es un documental de Fernando León de Aranoa. Nos cuenta la marcha del Ejército Zapatista hacia México en el año 2001. Pero vivimos esa marcha a través de una escuela a cuya maestra se le ha encargado el discurso de bienvenida a los caminantes. Nos cuenta la realidad de esas niñas y niños indígenas. Son muchos los que viven solos, como Luciana, porque sus padres deben trabajar fuera y ellos les escriben cartas entrañables. Pero faltan mucho, nos dice la maestra, son demasiado pequeños para asumir tantas responsabilidades. Como Luciana.