miércoles, 14 de enero de 2009

Cristina del Valle. Plataforma Mujeres Artistas



Vimos a Cristina del Valle en Mundos de Mujeres, una actuación cargada de fuerza y compromiso político, una actuación didáctica y lúdica, solidaria y cargada de sensibilidad hacia la situación de las mujeres que sufren en cualquier lugar.

Dentro de la desolación que siento cada día al escuchar resoluciones incumplidas, declaraciones de cartón piedra o cifras de muertos, hoy me siento especialmente gratificada porque por uno y otro lado veo la voz nueva y alta de las mujeres. Hace un rato me encontraba a Hannah Safran de Mujeres de negro de Israel; ahora a Cristina del Valle que explica el encuentro que tendrá en breve con los líderes de Hamás. Cristina del Valle preside la Plataforma de Mujeres Artistas y concibe su trabajo como una nueva vía de solidaridad y compromiso con las clases excluidas. Entre el 13 y el 18 de enero, 30 mujeres estarán en Damasco frente a interlocutores de Hamás. Una de sus exigencias a Hamás será el que en las mesas haya participación de mujeres porque no se puede seguir negando esta interlocución, porque Hamás es un representante del pueblo palestino, y es insostenible una paz en la que no tengan cabida todas las voces.
Nunca debemos negar el diálogo. Si negamos la palabra estamos negando la única manera de vencer a la violencia.

Reproduzco parte de la entrevista mantenida con El Plural

Hipocresía de Occidente

“Desde la sociedad civil tenemos que quitar ya esta capa de hipocresía porque se lleva mucho tiempo haciendo un diálogo a escondidas con Hamás. Creo que tiene que llegar la madurez política a este mundo, y eso significa un reconocimiento a todas las voces que representan a los palestinos. No se puede presionar a los pueblos para que hagan elecciones democráticas, y cuando no nos gustan los resultados, someterlos a un bloqueo económico como el que se ha visto en la zona”, ha lamentado.

Bloqueo inhumano

Del Valle ha proseguido criticando duramente las condiciones actuales de la zona. “Gaza lleva ya mucho tiempo bloqueada, sus habitantes no han recibido alimentos, sus condiciones humanas son sangrantes. En la sociedad civil tenemos que desnudar estas injusticias, poner las cartas sobre la mesa y pedir a representantes políticos que se hagan cargo. Tenemos una responsabilidad como ciudadanos, y eso significa utilizar los instrumentos que tenemos a nuestro servicio, como Naciones Unidas”.

Participación femenina

Una reivindicación de la Plataforma –que comunicarán a los dirigentes de Hamás- es la participación femenina en los diálogos por la paz. “Históricamente, las mujeres han estado quebrando el imaginario de la confrontación hablando de sentarse con todas las partes. Es mucho más importante sentarse delante de una mesa a hablar que delante de una tumba a llorar, han promulgado”, explica. En este sentido, Del Valle exige que las mujeres tengan voz en las mesas. “Es una prioridad fundamental, desde la perspectiva del feminismo, que haya mujeres en ambos lados de la mesa. Ellas son más del 50% de la población y, desde luego, tienen un lugar político. En Palestina y en Israel, desde hace muchos años trabajan por la paz con un invisibilidad pública”, lamenta.

Proceso de Paz

“El diálogo es fundamental, es lo menos que le debe el mundo a las víctimas inocentes de esta inmoralidad. Es indispensable que los actores se sienten a negociar aún habiendo ya tanta sangre de por medio”, apunta. “Este es el momento definitivo para poner fin a la ocupación de Palestina y de escuchar a la ciudadanía árabe, porque la herida que se le hace a los palestinos se le hace a todos los pueblos árabes. Hay que impulsar un proceso de paz verdadero y honesto, que signifique, en primer lugar, el fin de la ocupación. La paz no puede asentarse en la impunidad: Tiene que haber cese de la violencia, pero tiene que haber sanciones por todos los crímenes que se han cometido”, concluye.

Arafat, “el líder por excelencia”

Y aunque el viaje que comienza hoy es la última iniciativa de la Plataforma de Mujeres Artistas, hay un antecedente muy significativo. En marzo de 2004, pocos meses antes de su muerte, el colectivo se reunió con Yasser Arafat, entonces presidente de la Autoridad Nacional Palestina. Preguntada sobre esta experiencia, Del Valle recuerda que “Arafat ha sido un símbolo para el pueblo palestino, el líder por excelencia. En las dos horas que estuvimos juntos percibí que era profundamente carismático. En su trato se notaba el amor y el respeto hacia el estado español pero, desde luego, también se percibía su sufrimiento porque llevaba ya tres años confinado”.

La humillación de un pueblo

“Fue humillante y doloroso verle así, estaba preso en la Mukata –residencia y cuartel general donde el rais estuvo asediado por Israel-, un lugar holocáustico. Recuerdo que había una tanqueta del ejército israelí fuera, y un helicóptero sobrevolando. Él tenía síntomas de su enfermedad, temblores, principios de parkinson, pero en todo momento fue muy firme en sus convicciones. A pesar de su fortaleza, lo que más nos impactó fue la humillante situación y el ambiente sórdido y muy duro en el que se encontraba”. Pero el agravio no sólo era para Arafat: “Era la situación de humillación de un pueblo que tenía confinado a su presidente”, reflexiona

Esperamos estar con ellas en breve.

1 comentario:

googler dijo...

It seems different countries, different cultures, we really can decide things in the same understanding of the difference!
nike shoes